Incorporar al empleo formal a 500 mil personas fortalecería el régimen de pensiones de la CCSS

Foro de la Unidad sobre la Caja y las pensiones

Foro sobre sostenibilidad de pensiones:

Empresarios y sindicatos coinciden en necesidad de adoptar medidas integrales para responder a la crítica situación de ese régimen

“Sostenibilidad financiera del IVM requiere reglas claras y preestablecidas cada cierto tiempo, sin que interfieran los cálculos políticos”, dice Gerardo Vargas Rojas, Jefe de Fracción Unidad

Por primera vez representantes empresariales, sindicales, académicos y del sector público se sentaron en la misma mesa y coincidieron sobre la necesidad de adoptar medidas integrales para fortalecer  con prontitud el régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja, durante un Foro sobre la sostenibilidad de dicho régimen organizado por la Fracción Unidad.

Tanto el Presidente de la Unión Costarricense de Cámaras (UCCAEP), Franco Arturo Pacheco, como el líder de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), Albino Vargas, en conjunto con el gerente de pensiones de la CCSS, Jaime Barrantes, reconocieron la delicada situación de este régimen y aceptaron los hallazgos fundamentales del estudio actuarial hecho por la UCR, el cual fue presentado por Rodrigo Arias, miembro del equipo de expertos que lo realizó.

La medida más urgente y efectiva es incorporar al IVM a más de medio millón de personas que hoy están desempleadas o que laboran en la informalidad. Esto representa un gran problema social porque esas personas estarían desprovistas del acceso a una pensión digna en su vejez, y también económico porque si esas personas tuvieran trabajo formal se fortalecerían las finanzas del IVM.

Por eso, sindicatos y sector empresarial ven con buenos ojos que se puedan crear más empleos y en mejores condiciones, para lo cual Pacheco, el Presidente de la UCCAEP, requirió avances en la competitividad del país y trámites que promuevan la formalización de la actividad empresarial.

El investigador de la UCR, Rodrigo Arias, señaló que el primer momento crítico del IVM se dio en el 2012 cuando se empezó a utilizar los intereses de las inversiones para pagar pensiones, afectando la capitalización del régimen. Si no se toman medidas, en la próxima década se tendrían que usar reservas para seguir operando, con la posibilidad de que se agoten al 2027.

Para Jaime Barrantes, gerente de Pensiones de la CCSS, la Junta Directiva trazó una hoja de ruta con medidas inmediatas como eliminar el retiro anticipado, mejorar los rendimientos de las inversiones y la gestión de cobro. Asimismo, mediante una mesa de diálogo se determinarán los ajustes para el equilibrio financiero que tienen que ver con la edad de retiro, monto de cotización y pensión esperada.

Decisiones técnicas, no políticas

Gerardo Vargas Rojas, Jefe de la Fracción Unidad, señaló que es necesario evitar que cálculos políticos impidan que se adopten los ajustes al sistema de pensiones del IVM, y que deben crearse mecanismos para que los ajustes sean periódicos y basados en motivos técnicos, no políticos.

“Debe haber una instancia que lleve el pulso a los cambios sociodemográficos y las finanzas del IVM, para que se apliquen las medidas correctivas,  con reglas claras y preestablecidas cada cierto tiempo, sin que interfieran los cálculos políticos de los jerarcas de turno. No puede ser que se hayan obviado tantas advertencias y pospuesto decisiones durante una década,” dijo Vargas Rojas en referencia a que desde el 2007 hubo estudios que alertaban del problema pero no se actuó.

Manifestó que los principios de solidaridad, responsabilidad y gradualidad deben orientar las decisiones que se tomen, para lo cual propuso un Pacto Nacional por las Pensiones con representantes del Estado, sector empresarial, trabajadores y partidos políticos, y fue claro en que los socialcristianos no aceptarán nunca que se toquen las cuentas individuales de cada trabajador.

Estas fueron establecidas mediante la Ley de Protección al Trabajador, en un gobierno rojiazul, que fue la última reforma de fondo que fortaleció el sistema de seguridad social del país, que creó las pensiones obligatorias complementarias y fortaleció el régimen no contributivo.

El Jefe de bancada del PUSC señaló que su fracción ha presentado desde el 2010 una serie de proyectos a favor del IVM. Estos lograrían que empresas del Estado cumplan con la obligación de aportar parte de sus utilidades a ese régimen;  que el IVM opere bajo la regulación y fiscalización del CONASSIF y la SUPEN; y que jóvenes que están sin empleo puedan adquirir destrezas y capacitarse en una empresa, a la vez que empiezan a cotizar de manera formal en el IVM (Proyecto SEJOVEN).

“Esto demuestra que la seguridad social es central en el pensamiento socialcristiano, que hemos sido responsables con este tema y seguiremos haciendo propuestas para fortalecer el IVM”, finalizó Vargas Rojas.