"Llamado a la paz en Nicaragua"

El Comité Ejecutivo del Partido Unidad Social Cristiana, encabezado por su presidente, Pedro Muñoz, Pablo Heriberto Abarca, secretario general, y Laura Castillo, tesorera, manifestó su preocupación y rechaza los actos de violencia liderados por el mandatario nicaragüense Daniel Ortega, que han cobrado la vida de al menos 30 personas y decenas de heridos.

Y es que en los últimos días el país vecino vive una de sus peores crisis de los últimos años por culpa de un régimen autoritario interpuesto por el gobierno sandinista, donde prevalece la violencia, el abuso de la autoridad y el atropello a los derechos humanos.

Ante estas situaciones el Comité Ejecutivo del PUSC, es claro en respaldar las petitorias del pueblo nicaragüense de:

1. Solicitar la renuncia inmediata del presidente y de su esposa en calidad de vicepresidente.

2. Solicitar la renuncia de toda la junta directiva de la Asamblea Nacional.

3. Solicitar la renuncia de Aminta Granera, brutal instrumento policial de represión por encima del Estado de Derecho.

4. Que se dé el respeto total al derecho de manifestación pacífica y pública.

5. Que se dé el respeto total al violado derecho de creación y organización de partidos políticos.

6. Restaurar los medios de comunicación censurados.

7. La creación de una junta de garantes de la democracia y de la institucionalidad que incluya, entre otros, al Centro Carter.


“La situación que están viviendo nuestros hermanos nicaragüenses es sumamente grave y consideramos que una alternativa para solucionar este conflicto es llamar a elecciones libres y con observación internacional como se hizo en los años noventa. Es evidente el Gobierno actual no respeta la institucionalidad, los derechos humanos y atenta contra los ciudadanos de esta nación”, señaló Pedro Muñoz, presidente de la Unidad.

Por su parte, Pablo Heriberto Abarca, secretario general de la agrupación, asegura que el Comité Ejecutivo del PUSC, tomó la decisión de apoyar la petitoria del pueblo nicaragüense en busca de un mejor futuro democrático para esta nación y donde prevalezca el respeto a los derechos humanos para todos los nicaragüenses.

“Nicaragua está siendo golpeada por un régimen que atenta contra los derechos humanos y violenta las condiciones de vida de sus ciudadanos. Estos hechos recientes ocurridos no se pueden pasar por alto, por eso condenamos el uso excesivo de la fuerza por parte del Gobierno de Daniel Ortega contra civiles que ejercitan su derecho constitucional a la libertad de expresión. Asimismo, exigimos el ejercicio pleno de la libertad de prensa, el acceso a servicios básicos, de salud y la garantía de todos los derechos humanos.”

Los miembros del Comité Ejecutivo señalaron también la importancia de que se permita una investigación independiente donde se esclarezcan los responsables de las muertes ocurridas durante las manifestaciones.

23 de abril de 2018.