Ministro de Educación Debe Dar Explicaciones Sobre Acuerdo Con Cuba

COMUNICADO COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL.

PARTIDO UNIDAD SOCIAL CRISTIANA

 

MINISTRO DE EDUCACION DEBE DAR EXPLICACIONES SOBRE ACUERDO CON CUBA

 

Las prácticas de adoctrinamiento ideológico denunciadas en julio del año pasado hacen que los socialcristianos nos pongamos nuevamente en alerta al suscribirse un acuerdo de educación con el Gobierno de Cuba.

Los socialcristianos no podemos olvidar las prácticas que el Ministerio de Educación Pública puso a la disposición de los estudiantes, tratando de adoctrinarlos contra el libre comercio, las exportaciones y la apertura en servicios, así como incluyó también favorecer la imagen del Partido Acción Ciudadana. Incluso con el agravante de utilizar datos que no se apegaban en nada a la realidad.

No es sorpresivo que el régimen cubano intente buscar legitimar su sistema represivo institucional a través de convenios como el suscrito recientemente con nuestro país, en el área de la educación, pues con ello “normaliza” su política estatal en el plano internacional. Y no es que busquemos criticar si la educación cubana, eliminado el fuerte elemento doctrinal, es buena o no, es que el elemento doctrinal es inseparable y componente central del sistema educativo cubano. Es un sistema educativo que está centrado en la figura de Fidel Castro, primero, y en la revolución, segundo. Esos son los ejes centrales, y la labor docente está dirigida estrictamente a reprimir la voluntad y la libertad de opinión y de expresión, todo lo opuesto al sistema educativo costarricense cuyos ejes fundamentales se basan en el respeto a los derechos de las personas y a cimentar derechos humanos universalmente aceptados, y a promover el pensamiento libre.

Eso significa que si bien los estudiantes cubanos, en algunas áreas, pueden haber desarrollado ciertas habilidades, carecen de lo que es realmente significativo en el proceso educativo, como es el desarrollo del pensamiento crítico con plena libertad de replantearse y de criticar los esquemas sociopolíticos de su país, porque obviamente su capacidad de pensamiento crítico, que es fundamental en sociedades libres, ha sido suprimida completamente por el Estado cubano.

Y la pregunta que hay que hacerse es exactamente qué puede Costa Rica aprender de un modelo educativo como ese, y qué le aporta a nuestros hijos e hijas y a nuestra sociedad. En su lugar, por qué no procurar convenios de cooperación en materia educativa con sociedades libres, con quienes compartimos valores y el compromiso por la libertad, la democracia, el respeto a los derechos humanos, a la paz, y el derecho a una sociedad próspera, que han desarrollado esquemas educativos de avanzada, como los países nórdicos, como Corea o como Nueva Zelanda.

La señal que envía el Gobierno del PAC al congraciarse con el régimen cubano es continuar pensando que sus raíces socialistas son el camino para Costa Rica, y que el adoctrinamiento al estilo cubano es algo que merece ser emulado. Ya el Gobierno PAC lo hizo en el pasado, y lo grave no sólo es el hecho de la osadía de plantear ejercicios de Estudios Sociales, lo grave es que para que esas preguntas se hayan formulado es porque existía un ánimo de adoctrinamiento político a nivel docente, lo cual riñe no sólo con las tradiciones civilistas costarricenses, sino que además emulan la de países que tanto daño y tanta miseria han traído a sus propias sociedades como es el caso cubano, venezolano y nicaragüense. Eso los costarricenses no lo podemos permitir. Los socialcristianos no permitiremos un adoctrinamiento ideológico sobre temas políticos ni económicos.

El Ministro de Educación, Edgar Mora, debe de dar explicaciones claras de los alcances que pretende este acuerdo de cooperación con el gobierno cubano.

                                                  RANDALL QUIRÓS                                                                        ROSIBEL RAMOS

  PRESIDENTE                                                                        SECRETARIA GENERAL